Política oficial: mentir

La idea más rebelde y revolucionaria que existe es la que establece que todos los seres humanos somos iguales. Ninguna es más poderosa. Y ninguna más peligrosa para los países que no la ponen en práctica.

Las dictaduras y las naciones autoritarias siempre tienen líderes que se sienten superiores al resto de la población. Pasa igual en China e Irán que en Cuba y Venezuela.

Sus políticas irremediablemente buscan controlar y censurar a la mayoría. Pero tarde o temprano la gente se rebela. La idea de que todos somos iguales es más fuerte que cualquier régimen.

En Estados Unidos vivimos en uno de los países más abiertos del planeta. Está fundado en el concepto de la libertad individual y la igualdad. La libertad –y las oportunidades que eso genera- es lo mejor de aquí. Pero muchas veces falla en la cuestión de la igualdad.

Tengo dos ejemplos de clara discriminación en Estados Unidos. La primera, increíblemente, ocurre en la fuerza militar más poderosa que haya tenido la humanidad. En el ejército de Estados Unidos se discrimina abiertamente contra los homosexuales.

El otro ejemplo de discriminación en Estados Unidos es en contra de 11 millones de inmigrantes indocumentados. Estados Unidos no trata como iguales a muchos de sus estudiantes, de sus trabajadores y de quienes cuidan a sus niños.

Es verdad que están ilegalmente en el país. Pero también es cierto que miles de empresas y millones de norteamericanos los contratan ilegalmente y se benefician de su trabajo. Todos saben que esto ocurre pero la política oficial es mentir: miente el inmigrante, miente quien lo emplea y miente el gobierno al hacerse de la vista gorda.

Urge más transparencia y un cambio radical de política. El maltrato y discriminación en contra de los inmigrantes indocumentados es una de las grandes injusticias de Estados Unidos. Lo menos que podemos exigir es que estos inmigrantes sean tratados con respeto, con dignidad y que se legalice su situación migratoria.

La Declaración Universal de Derechos Humanos de Naciones Unidas establece en su primer artículo que “todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y…deben comportarse fraternalmente los unos con los otros.”
Yo no veo que los indocumentados sean tratados como iguales, ni con dignidad, ni fraternalmente en Estados Unidos.

Tras su visita a Estados Unidos en 1831, el francés Alexis de Tocqueville escribió que nada le había sorprendido tanto como la noción de igualdad entre todos sus habitantes. Y de esa igualdad, dijo, se deriva todo lo demás.

Hoy, con las políticas de abierta discriminación contra los indocumentados, Estados Unidos se ha internado en un período oscuro e inexplicable y traicionando sus principios.

La única salida es decir la verdad, sobre todo, a nosotros mismos. Ese es el primer paso.
(Esta nota ha sido editada)
Twitter @ jorgeramosnews


Cada semana estamos rifando iPads, Laptops, TVs cada semana y la rifa de un Nissan Versa Note en Agosto del 2015
About ENG