Jornada de ayuno en Dalton por un freno a las deportaciones

cli

“Estoy ayunando porque me detuvieron por no tener una licencia de conducir, he estado en un centro de detención durante 4 meses y ahora tengo una orden de deportación. Tengo un brazalete electrónico y no puedo estar con mis hijos, porque nuestra casa se encuentra a 90 kilómetros de Atlanta y el brazalete me permite sólo 60 millas”, dice Laura P., una de las mujeres que se unieron a la jornada nacional de ayuno por un freno a las deportaciones, que se llevó a cabo desde Dalton Georgia, al norte de Atlanta.

“Yo no soy una criminal. Esto es inhumano. Yo digo que no más deportaciones… no más!”, dijo la mujer.
América Gruner quien ha impulsado esta jornada de 3 días entre el 27 y el 29 de junio en su comunidad, dice que las deportaciones no han parado a pesar de que se discute un plan que puede conducir a una reforma migratoria.

“Laura tiene orden de deportación final, sin opciones de quedarse, ella se presentará ante el juez para ver si le otorga un perdón—ha estado separada de sus hijos por casi un año; ellos viven en Dalton…” dijo la activista comunitaria.

La comunidad se une, ora, ayuna y exige!

Junto a Laura, América, Arely y otros hombres y mujeres, una comunidad entera que se identifica con los mismos problemas y temores, ha decidido unirse para participar de esta jornada nacional por medio de la cual se combinan la fe y el activismo.

“Se trata de llamar la atención sobre las detenciones de inmigración y las deportaciones que siguen haciendo estragos en las familias en nuestra área y en todo el país, aun cuando el Congreso debate la reforma migratoria”, dijo América Gruner.

“La campaña para detener las deportaciones de los que serían incluidos en la reforma. La primera etapa del ayuno comenzó el 1 de mayo en Mountainview, California. Los ayunantes están pidiendo al Presidente que suspenda inmediatamente las deportaciones y al Congreso aprobar una reforma migratoria que sea humana e incluyente de los 11 millones de indocumentados en los EE.UU”

En Dalton, la jornada se inició el jueves 27 de junio en la mañana, con ayuno y oración, así como la movilización de la comunidad para llamar a los senadores a aprobar una reforma migratoria, y a las 6:30 pm se discutieron temas relacionados con la reforma migratoria, así como con la organización de la comunidad.

El viernes, se continuaron las actividades y el sábado concluyeron con una vigilia en la que se encendieron velas en señal de esperanza por un mejor porvenir. En el marco de las jornadas se han tocado aspectos locales como los programas de Comunidades Seguras y 287g que siguen dividiendo familias y aterrorizando a la comunidad en Dalton, todos los días.

Otras voces

cli1a

Este es un tema que afecta a los inmigrantes y no inmigrantes, así como a personas de todas las edades, como Arely Lara, de 14 años, quien a su corta edad ya ha sido testigo de cómo las políticas anti inmigrantes en su comunidad han ocasionado estragos en las familias.

“Yo decidí ayunar porque es lo menos que puedo hacer por los inmigrantes que también son seres humanos, por aquellos que sufren sólo porque no tienen un estatus en este país”, dijo la adolescente quien decidió dejar de comer y unirse al movimiento justamente el día que cumplía sus quince años.

“Hago esto por las familias que han sido separadas, por los niños que han terminado sin un padre o sin sus padres, por todos los indocumentados atrapados en las prisiones y cárceles, y por todos los soñadores que aspiran a poder estudiar y llevar una vida normal sin temor. Esa es la razón de por qué decidí hacerlo” afirmó.

Verónica Sánchez, afirma que ella también decidió ayunar esos tres días, en solidaridad con todos los hombres y mujeres que son deportadas día con día, y por aquellos que son detenidos y mantenidos en centros de detención donde están tratados inhumanamente.

“También porque desde el 11 de marzo de este año, mi hermano fue detenido por la Inmigración, sin haber robado nada, sin haber matado a nadie, está en un centro de detención en espera de que suceda un milagro y poder quedarse con sus hijas y su mujer en este país” dijo Sánchez.

América Gruner, quien ha estado activa en Dalton desde hace casi una década, ha denunciado en varias oportunidades– y esta vez no fue la excepción—que su comunidad vive en un constante acoso por parte de la policía y las autoridades.

“Decidí unirme a la Campaña Nacional de Ayuno porque nuestra comunidad vive en constante temor, nos sentimos atrapados en nuestras casas, porque nos enfrentamos al riesgo de ser detenidos por cualquier razón”, anotó la activista.

“Yo decidí ayunar porque estoy cansada de ver las numerosas detenciones y deportaciones en nuestra área, dejando a los niños solos y abandonados, haciendo que nuestras familias sean separadas, y viviendo en un ambiente de miedo” dijo.

“Como inmigrantes tenemos que actuar, para no seguir esperando…Tenemos que denunciar lo profundo que todo esto afecta a nuestras familias y que todo se debe a estas iniciativas anti-inmigrantes “, dijo América Gruner, presidenta de la Coalición de Líderes Latinos, CLILA.


Cada semana estamos rifando iPads, Laptops, TVs cada semana y la rifa de un Nissan Versa Note en Agosto del 2015