La flor del campo

SONY DSC

«¡Oh, abuelito, mira, todas las flores están dañadas!». Al igual que mi nieta me di cuenta de que el prado, al borde del camino, estaba lleno de hierbas secas y de flores marchitas. Después del trabajo matinal de la segadora y debido a un día muy soleado, el aspecto del campo había cambiado totalmente.

En la Biblia, la imagen de la hierba que se seca o de la flor que se marchita evoca el carácter efímero de nuestra existencia: “En la mañana florece y crece; a la tarde es cortada, y se seca” (Salmo 90:6). Independientemente de que estemos en la mañana o en el atardecer de nuestra vida, ésta puede acabarse muy rápido. Cuando llega la muerte, el cuerpo vuelve al polvo, y el espíritu a Dios (Eclesiastés 12:7).

Para el creyente, su espíritu estará en la felicidad de la presencia de Jesús (Filipenses 1:23), mientras su cuerpo espera la resurrección de vida (Romanos 8:11).

Cuando una persona no creyente muere, su espíritu espera el juicio (Hebreos 9:27), porque rechazó, cuando todavía estaba vivo en la tierra, la oferta de la gracia de Dios. Tendrá que sufrir, después de la resurrección de su cuerpo, la condenación eterna (Apocalipsis 20:12-15).

La flor marchita también evoca el contraste entre la gloria del hombre, que dura tan poco, y la palabra del Señor, que “permanece para siempre” (1ª Pedro 1:25). Esta palabra es la “simiente incorruptible” que da la vida eterna a todos los que creen en Jesucristo.


Cada semana estamos rifando iPads, Laptops, TVs cada semana y la rifa de un Nissan Versa Note en Agosto del 2015

Conocer a Dios realmente

Por: José Augusto Duque

Por: José Augusto Duque

Por: José Augusto Duque

Dios es tu Padre, y el está muy interesado en ti, cada día que has vivido tu Padre eterno te ha estado observando, El Omnipotente sabe quién eres y lo que viniste hacer a esta tierra, ¿Si sabes cómo buscarlo? ¿Qué concepto tienes de Dios? Muchos creen que Dios no siente ni tiene corazón, permíteme decirte querido lector que el altísimo Dios de Israel si tiene sentimientos y el mayor de todos es el Amor.

“Y ahora permanecen la fe, la esperanza y el amor, estos tres; pero el mayor de ellos es el amor.” (1 corintios 13, 13).

Dios salvó mi vida del suicidio a los 18 años, también sanó a mi madre de cáncer en la piel, por eso puedo escribirte con la total certeza de que Dios es bueno y cuando El tiene un propósito celestial con una persona hará todo lo que tenga que hacer para que su plan perfecto se haga realidad en ese ser humano.

¿Quieres conocerlo? Hoy mismo ve a un lugar en el que estés a solas y exprésale; Señor, permíteme conocer tu Santo Espíritu. Cuando te relacionas con el Espíritu Santo vas a querer estar más y más tiempo en su presencia, “Más tu cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto y tu Padre que ve en lo secreto te recompensara en publico.” (Mateo 6, 6).

Cada día construye con El una relación de fidelidad, de cercanía sincera, de dos amigos que se buscan porque se aman inmensamente. Recuerdo que en una hermosa noche del año 2013, antes de acostarme me postré al lado de mi cama donde tengo mi lugar secreto para orar, sentí su presencia de una manera tan especial sobre mí, sentí una corriente suave sobre mi cuerpo al instante su preciosa voz me expresó con dulzura:

“José augusto, te amo, tu eres mi amigo.” yo le respondí; “Señor tú conoces mi corazón y sabes que siempre tendrás mi amistad y mi amor, nunca te dejaré y continuamente te seguiré sirviendo con pasión, entrega y humildad.”

El Espíritu de Dios quiere tenerte a su lado, desea manifestarse en tu vida, El está dispuesto a ayudarte y transformar tu existencia para que lo anterior se cumpla. Debes ponerle fin a esa vida desenfrenada que tanto daño te ha hecho, esos malos hábitos como consumir alcohol y drogas y demás vicios que te han robado tu vida entera, muchas lagrimas y tristezas les has arrancado a tus padres, hijos y demás familiares.

Es momento de meditar tu cotidiano vivir, y preguntarte a ti mismo; ¿agrado a Dios con mis actos? Hoy tu destino puede cambiar por completo, ten fe, Dios es el único que te puede ayudar a salir de las densas tinieblas a la luz admirable de su hijo amado Jesucristo, si deseas aceptar a Jesús como tu Señor y Salvador con fe y sinceridad dile estas palabras; Señor Jesús yo te acepto como mi único y suficiente salvador perdona mis pecados escribe mi nombre en el libro de la vida permíteme señor conocer tu Santo Espíritu para amarlo y tenerlo a mi lado todos los días de mi vida.


Sálvese Quien Pueda

Las dádivas de Dios!

01

Por: Patty A. Francisco, Grace Unlimited Int’l Min. / Min. Int’l Gracia Ilimitada

¡Bendiciones Amados! Tu, tus sueños, tu visión, tu matrimonio, tus hijos, tu salud, tus negocios, tu Ministerio, lo que sea que sea tuyo por tu derecho de Sangre a través de Cristo. ¡Vivirá y no morirá! ¡y declarará la bondad y las obras del señor sobre la tierra!

¡No se rindan amados! ¡No tiren la toalla! ¡La promesa es tuya y El es fiel para cumplirla! Tu Padre en el cielo te ama y El cuida de ti y cuida de todo lo que te concierne en tu vida…Tú eres Importante para El.

¿Alguna vez te has sentido insuficiente? ¿Te has sentido que nunca podrás ser lo suficiente para un Dios tan santo? ¿Piensas que el estandarte es mas allá de lo que puedes alcanzar para ser un verdadero cristiano? ¿Estás sintiéndote condenado y tendrás que tirar la toalla porque no puedes soltar el pecado, el mal hábito, los mal pensamientos, y no puedes en sí caminar en amor?

Te pregunto porque yo se que si yo lo he experimentado tu también. Creo que si yo lo he vivido, tú también los has experimentado en algún grado. Ninguno de nosotros caminando en este mundo podrá caminar en la perfección. ¡La mayor diferencia es que aquellos que han recibido a Cristo también han recibido sus dádivas de libertad!

Con estas dádivas de libertad de Cristo, somos empoderados a depender en su amor y su poder para vivir una vida conforme a su imagen en la cual fuimos creados.

¿Cuáles son las <>? Ellas son 1) la dádiva de ¡No condenación! No más culpabilidad y atadura al pecado. 2) El recibir el poder del Espíritu Santo para ¡vivir una vida libre y verdadera! 3) El don de Su justicia – en Cristo estamos bien con el Señor. El tiro fuera el mazo. Ahora podemos ir libremente en confianza y con denuedo ante Su trono sin temor. 4) La abundancia de Su Gracia – Jesús mismo en nosotros la esperanza de Su ¡gloria! ¡Gran favor!

¡Con estos amado/a, tenemos el derecho por la Sangre de Cristo a reinar en vida! ¡Amado/a estas son las BUENAS NUEVAS! La tapa de la olla de presión fue quitada y podemos vivir libremente en Cristo dando fruto de justicia sin el fuerte sudor de tanto esfuerzo que nunca nos lleva alcanzar la meta.

Papa DIOS te ama y te ha provisto TODO para vivir una vida libre y sin presión de ser perfecto y atado a la mentira de obtener una bendición por nuestro propio esfuerzo. Todo fue hecho perfectamente y completamente en la cruz a través de Cristo. ¡Nosotros somos los beneficiaros de Su sacrificio y el pago de pecado y somos importante para EL!

Con la llegada de Jesús, El Mesías, ese dilema fatal ya ha sido resuelto. Aquellos que entran en el estar en Cristo ya no tiene que vivir bajo esa continua nube negra. Un nuevo poder está en operación. El Espíritu de vida en Cristo, como un viento fuerte, ha magníficamente aclarado el aire, liberándonos de toda una vida predestinados a vivir bajo la tiranía brutal a las manos del pecado y muerte.


Sálvese Quien Pueda

En busca de Dios

07

En un paseo con la familia, Sandra se perdió en el bosque. Cuando los padres notaron la ausencia de su pequeña, empezaron a buscarla muy inquietos, tomando todos los caminos posibles. Por su lado la niña llamaba y gritaba en vano, hasta que quedó sin fuerzas. Horas más tarde su padre la divisó dormida sobre una roca.

La llamó por su nombre y corrió hacia ella. La niña se despertó de un sobresalto y le tendió sus brazos. Cuando el padre la abrazó y le dio un beso, la niña repetía sin cesar: «¡Papá, te encontré!».

Quizás, al igual que aquella niña que no encontraba a sus padres, usted no sabe cómo encontrar a Dios.
Primeramente puede estar seguro de que Dios lo busca y pone en su corazón el deseo de buscarle. Al igual que el pastor del Evangelio que fue a buscar a la oveja perdida, Dios le busca. Él espera que usted reconozca que está perdido, que le tienda los brazos. Entonces le dará su paz.

Confiando en Dios es cómo podemos encontrarlo. “Es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan” (Hebreos 11:6). La fe es confianza en Dios.

Al escuchar a Dios, lo que nos dice en su Palabra (la Biblia), la fe nace y crece en nosotros. Entonces nos damos cuenta de que es el Dios Salvador y que nos envió a Jesús, su Hijo unigénito. Al igual que esta niña, experimentaremos la alegría del reencuentro, la alegría de ser hallado y salvo. ¡Y mayor será la alegría de Jesús, el Buen Pastor!


Cada semana estamos rifando iPads, Laptops, TVs cada semana y la rifa de un Nissan Versa Note en Agosto del 2015

Para la persona que amas

07

Por: José Augusto Duque- Pastor y Escritor, Especial para El Nuevo Georgia

Hola mi amor, tu eres el complemento de mi alma, llegaste a mi vida en el momento que más lo requería, perdona todas mis imprudencias y las veces que te he hecho llorar, tus lagrimas las he guardado en mi corazón, porque ellas representan la expresión de tus sentimientos, no te quiero hacer llorar, perdóname, sabes que te amo, anhelo verte sonreír, tu sonrisa alegra mi existencia.

He compartido contigo mis alegrías y tristezas, recuerdo esos días tensos en el que mi mejor refugio fueron tus brazos y esa palabra que salía de tus labios diciéndome; tranquilo Dios nos ayudara. Tu hermosa voz me reconfortaba y me confirmaba una y otra vez que fui privilegiado porque tú estás conmigo.

No te cambiaría por nada en la tierra, eres mi tesoro y debilidad. Cada madrugada a tu lado es indescriptible, sentir el calor de tu cuerpo me permite saber que me acompañas, quiero envejecer junto a ti, nadie conoce mi ser como tú, mi juventud la he pasado contigo, hoy te regalo estas letras para decirte gracias por estar conmigo, por abrirme tu corazón y permitir que nuestro romance floreciera, hemos construido juntos nuestro propio jardín en el que el aroma de las flores es grandioso como el amor que hemos compartido juntos.

“Que hermosa eres; y cuan suave, oh amor deleitoso”. (Cantares 7, 6).
Toma mis manos y no me sueltes, te necesito, quiero que estés junto a mí, tu eres mi bendición, Dios nos cruzó en el camino para estar juntos, para amarnos todos los días, seré fiel a tus besos y suspiros, no te voy a cambiar, muchos han cometido ese error y se han dado cuenta que perdieron en vez de ganar.

Oremos a Dios para que nada ni nadie nos separe, no encontraré un remplazo para ti, a tu lado siento paz y soy mejor persona. “Por tanto, lo que Dios junto, no le separe el hombre”. (Marcos 1, 9).


Cada semana estamos rifando iPads, Laptops, TVs cada semana y la rifa de un Nissan Versa Note en Agosto del 2015

Terremotos

011

Los terremotos son fenómenos naturales, pero Dios puede emplearlos para centrar nuestra atención en acontecimientos de un alto valor espiritual.

La Biblia nos dice que la tierra tembló en un momento importante de la historia del mundo: cuando el Hijo de Dios murió. La tierra tembló cuando Jesús, llevando voluntariamente los pecados que expiaba por los hombres, entregó el espíritu clamando a gran voz.

El mismo evangelio nos relata cómo en la mañana del domingo, a los dos días, la tierra volvió a temblar en el momento en que un mensajero del cielo anunciaba la noticia más asombrosa que jamás se había escuchado: ¡Jesús resucitó! Así, esos dos grandes acontecimientos estuvieron acompañados por un estremecimiento terrestre, como si el Creador del mundo quisiese llamar la atención de los hombres.

Pero si bien un terremoto marcó la muerte de Cristo y otro anunció su resurrección, los evangelios nos relatan que habrá muchos terremotos antes del final de los tiempos (Mateo 24:7). Jesús dijo que volvería a la tierra para establecer su reinado de justicia y paz. Ese regreso estará precedido por fenómenos inexplicables y terremotos en diversos lugares (Lucas 21:11-27).

Aquellos que no quisieron reconocer a Jesús como su Salvador, tendrán que encontrarlo como juez (Hechos 10:42). Hoy todavía es un día de gracia; no es demasiado tarde para ponerse en regla con Dios aceptando a Jesús como Salvador.


Cada semana estamos rifando iPads, Laptops, TVs cada semana y la rifa de un Nissan Versa Note en Agosto del 2015

La ropa del domingo

06

Un domingo, al final de una reunión cristiana y en presencia de muchas personas, un hombre de Oceanía oró con estas palabras: «Señor, no permitas que las bellas palabras que acabamos de oír tengan el mismo destino que la ropa elegante que usamos hoy, la cual guardaremos hasta el próximo domingo. Al contrario, haz que tu verdad penetre en nuestros corazones y permanezca imborrable como un tatuaje, hasta nuestro último día».

Esta oración también podría ser la nuestra. Escuchamos la Palabra de Dios y luego, emocionados por ella, tomamos buenas resoluciones… Pero rápidamente la vida cotidiana nos atrapa como si fuese un engranaje. No dejamos suficiente lugar a esta secreta meditación que “mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y persevera en ella” (Santiago 1:25). Pidamos a Dios que nos abra los ojos para ver las maravillas de esta divina Palabra (Salmo 119:18).

¡No nos conformemos con ser o parecer cristianos solamente por un momento, por ejemplo cuando vamos a una reunión cristiana! Para ser cristiano hay que creer en el sacrificio del Señor Jesús (ir a las reuniones no es suficiente). Y si hemos creído, eso debe verse reflejado en nuestra manera de vivir.

¿Quién soy realmente? ¿Un cristiano satisfecho con mis prácticas religiosas? ¿O un cristiano convencido de que Cristo murió para borrar mis pecados, que desea honrar a su Maestro en la vida cotidiana, en la casa, en el trabajo o en la escuela, tanto los domingos como los otros días de la semana?


Sálvese Quien Pueda

Para los padres cristianos

Father son ocean

El crecimiento y el desarrollo del niño Jesús era probablemente un motivo de admiración constante para sus padres, José y María. “

El niño crecía y se fortalecía, y se llenaba de sabiduría; y la gracia de Dios era sobre él… estaba sujeto a ellos” (Lucas 2:40, 51). Incluso cuando ellos no comprendían el sentido de lo que Jesús decía, su madre guardaba en su corazón todo lo que le concernía y meditaba en ello con gozo.
Nosotros también podemos contemplar con admiración, al leer los evangelios, a Aquel que, nacido de mujer, era y es Dios manifestado en carne, en toda la perfección de su humanidad, santo y sin mancha.

Qué diferencia con nuestros hijos, tan parecidos a nosotros! Su naturaleza, marcada desde el nacimiento por el pecado, muestra rápidamente la voluntad propia, pese a la belleza y frescura de la infancia.

Entonces, ¿en qué puede este modelo único de la infancia de Jesús, el Hijo de Dios, animar y estimular a los padres cristianos? Si Jesús comenzó y continuó su camino en la tierra de manera perfecta, no era para condenarnos a nosotros, hombres pecadores. No, él fue hasta morir en una cruz para salvarnos, para borrar nuestros pecados y darnos su propia vida.

Una de las maravillas de su gracia es que, si bien es cierto que nadie puede imitar su vida perfecta, hace más de 2 mil años Jesús abrió un camino nuevo y vivo por el cual cada uno es invitado a entrar y a seguirle desde la infancia (véase Hebreos 10:19-22).


Sálvese Quien Pueda

Un recuerdo para las generaciones futuras

03

Cuando se inauguró el museo que conmemora el Desembarco aliado de 1944 en Normandía (Francia), un periodista entrevistó a una profesora que había sido invitada junto con sus alumnos para la celebración.

¿Piensa que sus alumnos se interesan en la guerra? – ¡Por supuesto, y quizá demasiado! A algunos les fascinan las armas. –Entonces, ¿le parece conveniente traerlos a este museo? –Sí. Si queremos evitar que los horrores por los que pasamos se reproduzcan, debemos hacer que nuestros hijos tengan presente ese suceso.

Dios también nos invita a recordar, no el mal que hicieron los hombres, sino lo que Él hizo por nosotros. Es el recuerdo que Jesús dejó a los cristianos a fin de que no olviden el precio que pagó para salvarlos.

Jesús invita a cada cristiano a participar el domingo en una comida muy sencilla compuesta por un pan y una copa, símbolos del cuerpo y de la vida del Salvador, ofrecidos por nosotros en la cruz.

Desde hace casi veinte siglos, los cristianos recuerdan así a Jesucristo. Cristianos, ¡no olvidemos hasta dónde llegó el amor de nuestro Salvador por nosotros! Las palabras y las buenas intenciones no cuentan. Sólo los hechos muestran la realidad de nuestro compromiso. Por lo tanto, estemos presentes allí donde se recuerda al Señor, y participemos de esa conmemoración con adoración.


Sálvese Quien Pueda

Buena forma espiritual

8

Es cierto que mantenerse en buena forma física requiere disciplina y esfuerzo. Para conseguirlo, muchos de nuestros contemporáneos practican la gimnasia matinal, otros corren, y otros, o los mismos, llevan un régimen alimenticio riguroso.

De la misma manera, la buena forma espiritual requiere tiempo, esfuerzos y práctica. El apóstol Pablo recomienda a Timoteo ejercitarse para la piedad. El ejercicio espiritual puede ser una alegría, pero siempre conlleva cierta disciplina, es decir, estudiar la Palabra de Dios, perseverar en la oración, ir a reuniones cristianas, esforzarnos en poner en práctica en nuestra vida diaria lo que hemos aprendido.

Para dedicarle tiempo es necesario renunciar a ciertas actividades que nos absorben demasiado, y establecer prioridades. Pero realmente vale la pena. La buena forma espiritual nos ayuda a resistir a las tentaciones y a vivir con el Señor. También nos da la sabiduría que necesitamos para ayudar a los demás en su vida cristiana.

¿Qué pensaríamos de un carpintero que olvida afilar sus utensilios, o de un mecánico que no dedica tiempo para engrasar su máquina? El hijo de Dios que descuida fortalecerse mediante la oración, el estudio de la Biblia y la comunión con el Señor, es igual de insensato.

Los instrumentos de nuestro servicio espiritual se embotan rápidamente; por ello hay que afilarlos cada día. “Creced en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo” (2ª Pedro 3:18).


Sálvese Quien Pueda