Avanzando juntos y con propósito ¿Aceptar o conformarse?

MARIA EMILIA SalazarPor: MARIA EMILIA SALAZAR, especial para el Nuevo Georgia.

Este próximo mes de septiembre, cumplimos nuestro primer año escribiendo esta columna, que me ha permitido compartir con gran satisfacción, mi filosofía TPS; “Prestar un buen servicio con Inteligencia Social”, con lo que me he propuesto fomentar valores de una atención al cliente profesional, más humana, con valor diferencial, estilo, calidad y compromiso.

Como regalo a los seguidores de es esta columna voy a desglosar en varias entregas, el “Kit Pack” de los principios TPS para que lo pongan en práctica y multipliquen dentro de la organización y a nivel personal.

Uno de los principios TPS para estar en la vida y el trabajo con un andar liviano y poder personal desde nuestro verdadero potencial es: Honra tu elección.

Si se trata de nuestro trabajo,  por ejemplo, preguntarnos  ¿para qué estamos allí?

Mi invitación es que así estemos un día más, recordemos las razones que nos hicieron hacer esa elección, que por cierto,  la hacemos de manera voluntaria.

Todos en la organización son prestadores de servicio, atienden a los clientes, bien sean externos o internos; desde la señora que ofrece el café hasta el presidente, no solo los que están detrás de los mostradores y taquillas.

Así que no aprovechar la oportunidad que nos da el trabajo que hemos elegido para desarrollar nuestro potencial relacional, es no honrar nuestra elección y las razones por las que estás en esa organización.

Relaciónate nutritivamente con ellas, contigo, con tus compañeros, con tus superiores, con los clientes, desde una actitud apreciativa te abrirá puertas y te traerá de vuelta satisfacciones, auto valorando el importante rol que haces. Sobre todo, cada vez que te dan las gracias y verificas que la persona que atiendes se va mejor que como llegó.

No desperdicies tu tiempo chismeando, comparándote o estando ausente con tu cuerpo presente en tu sitio de trabajo.
Relacionándote desde el prejuicio, la crítica, la víctima o estando a la defensiva perjudica tu estado de ánimo y tu salud; y también la de los demás porque te vuelves tóxico o Nanuja (Nadie, Nunca, Jamás) como dice Elaine Beauport, autora del libro “Las tres caras de la mente”.

Conéctate con tu trabajo, con la información que brindas, con la gente que atiendes desde que la saludas, girando la cabeza para mirarla a los ojos y escuchando lo que necesita o ayudándola, sin atropellarla, a que lo identifiquen conjuntamente. Mantente alerta, atento, es una energía dinámica y renovadora que a todos cautiva.

Un auténtico prestador de servicio TPS edifica su rol, porque servir lo hace grande, le genera bienestar sentirse útil y, sobre todo, cuida la forma en que su mente, cuerpo, voz y corazón hablan, porque está orientado a  f a c i l i t a r  el servicio que da.

Y si esto no es posible para ti, entonces escucha tu cuerpo y tu verdadero querer porque siempre tienes la oportunidad de elegir estar mejor.

Pasa igual con las relaciones de pareja, familiares… o una condición de nuestra tipología o estado de salud. A nuestra familia, no la podemos cambiar; sí, la forma en que nos acercamos y relacionamos.

Si vivimos cada día desde la aceptación y la honra, resonamos en otro nivel energético. Si lo hacemos desde la desdicha, la víctima y la queja, perdemos la oportunidad de fortalecernos y aprender lo que nos toca.

Lo que sí es importante es que al aceptar, internalicemos esa nueva elección con amor, tolerancia y paciencia.

Aceptamos verdaderamente cuando también nos hacemos corresponsables de lo que sentimos y nos pasa, bien sea por nuestra participación o porque preferimos estar al margen.

Avanzaremos al nuevo estado o meta, cuando renunciamos a los pensamientos, actitudes y conductas que nos están restando bienestar.

Fijar un nuevo rumbo  de  cómo y dónde queremos estar con determinación y propósito -sin hacer o hacernos daño-  nos dará, la auto motivación necesaria para encontrar el nuevo ritmo y disfrutar el nuevo camino, desde nuestras posibilidades, renovando la fe y la esperanza. En este punto, se vale pedir apoyo, orientación…

Como toda meta, darse un plazo y hacer todo lo que esté a nuestro alcance para alcanzarlo con la misma actitud de gratitud y  honra, nos permitirá avanzar. Las recompensas llegarán de muchas maneras…

A esto nos referimos cuando decimos que “Aceptar no es conformarse”.

Comentarios, sugerencias e Información:
María E. Salazar: 770-695-1325/678-431-9901
mariae164@gmail.com / salazar95.evc@gmail.com


Sálvese Quien Pueda

Ahuyentando el voto latino

Maribel HastingsDonald Trump ya afinó su estrategia para “ganarse” el voto latino, como asegura que lo hará si es el nominado republicano: revocar, si fuera electo presidente, las acciones ejecutivas migratorias, y la deportación de 11 millones de indocumentados, incluyendo a los DREAMers, y potencialmente a niños ciudadanos que tendrían que salir del país con sus padres.

Lo curioso es que en el 2012, Trump achacó la derrota del aspirante presidencial republicano, Mitt Romney, a haber promovido el concepto de autodeportación como plataforma migratoria. Entonces Trump declaró que Romney “tuvo una alocada política pública de autodeportación que era maníaca. Sonaba tan mal como era y perdió el voto latino, el voto asiático y a todos los que están inspirados a venir a este país”.

Pero ahora Trump parece ir más allá que Romney al afirmar que todos los indocumentados tienen que irse. Trump formuló las declaraciones en una entrevista con Chuck Todd, presentador de Meet the Press, de la cadena NBC. Como es un experto en las generalidades, Trump dijo que “mantendremos a las familias unidas, pero (los indocumentados) tienen que irse” (¿deportación masiva? ¿autodeportación?); insistió en que luego reingresarán “los buenos” de forma expedita; que México pagará por un muro en la frontera.

Y cuando Todd le preguntó sobre sus figuras favoritas en el Senado, Trump nombró al senador republicano de Alabama, Jeff Sessions, una de las figuras más antiinmigrantes en el Partido Republicano.

Asimismo, emitió un documento sobre sus posturas migratorias, donde Trump aboga, entre otras cosas, por el fin de la ciudadanía estadounidense a los hijos nacidos en Estados Unidos de madres indocumentadas.

El empresario sigue siendo el favorito entre los votantes republicanos, según diversas encuestas, pero sin duda el fenómeno Trump tiene el potencial de afectar cualquier intento del Partido Republicano para atraer el voto latino en las elecciones generales.

Sondeo tras sondeo han demostrado que aunque los temas de interés para los electores hispanos son diversos, la inmigración es definitorio a la hora de decidir por quién votar.

Ya nadie se atreve a pronosticar qué pasará con Trump. Si se mantendrá al frente de las encuestas, si dirá algo que finalmente lo hunda, aunque ya ha ofendido a mexicanos, a inmigrantes, a veteranos y a mujeres y sigue comandando los sondeos.

Cuando Trump formula comentarios extremistas como el de deportar a millones de indocumentados (y potencialmente a sus hijos ciudadanos) pasa por alto el enorme costo económico de una propuesta de ese tipo, fluctuando entre los 300 mil y 600 mil millones de dólares, según diversos cálculos; la pesadilla logística que tomaría hasta 20 años; su costo humanitario: la división de familias y el golpe a la imagen de una nación de inmigrantes; y el azote a nuestra economía donde la mano de obra indocumentada mueve a diversas industrias. El empresario Trump debería saberlo.

Quizá Trump finalmente se desinfle. Quién sabe. Pero Trump infligirá daño al Partido Republicano así permanezca o desaparezca. Aunque falte año y medio para las elecciones generales, faltan escasos cuatro meses y medio para que arranquen las primarias y las asambleas, y en un campo de 17 precandidatos republicanos, la atención sigue puesta en Trump y en sus alocadas propuestas.

Lo único que están escuchando los votantes latinos de parte de los republicanos es que Trump quiere deportar a millones, y eso incluye a familiares, amigos y conocidos de un amplio sector de electores hispanos.

Trump está ahuyentando al voto latino.
En el programa Face the Nation, el precandidato republicano, Lindsey Graham, lo explicó claramente: “El líder de nuestra contienda (Trump) está dando marcha atrás en materia migratoria y me parece que si no tenemos cuidado, nos llevará a todos con él”.

Maribel Hastings es asesora ejecutiva de America’s Voice


Sálvese Quien Pueda

El gran bocón

TEODORO MAUSPor: Teodoro Maus*
Ha pasado un buen espacio de tiempo sin que haya yo tomado una hoja de papel en blanco y, como en otras ocasiones, — con la intención de llenarla con “pensamientos maravillosos”, acabé llenando solamente mis agruras y otras molestias.

Pero al mismo tiempo, en esos intentos fallidos, comenzaron a construirse las ideas, mostrándolas más verdaderas, pero también menos grandiosas, más terrenales pero menos dignas de ser participes del gran panteón de la literatura internacional, que es el basurero de lo mediocre.

Y ahí es donde me detenía, donde aceptaba la realidad de mi pluma mediocre, – tan mediocre como la de cualquier otro pobre escritor que busca no quedar olvidado del todo—y ahí es donde, finalmente, comienza a salir la escritura verdadera, tan buena o tan mala como cualquier otra.

Le agradezco al buen amigo Rafael Navarro el espacio que me otorga, para al menos no permitir que se oxide la pluma. Pero lo escrito más arriba, no va dirigido ni a mí ni a la frustración de la pluma que me ha cambiado la dirección…

Lo grosero de su comportamiento llegó a mi pluma. Va dirigido a uno de los egos más deformados, más enfermos que haya yo tenido el disgusto de conocer, un personaje que no sabe -y no le interesa saber– cuánto daño ha causado.

Se trata de ese personaje que solo sabe contestar, cuando lo enfrentan con alguien más capaz, más inteligente que él: “soy más rico que ellos (o ella)”: Donald Trump, el multimillonario constructor de torres, destructor de sueños, hundidor de ambiciosos, tantos de ellos que creyeron en el dinero fácil.

Pero creyeron de buena fe, mientras que él actuaba de mala, y uniéndose a él y saliendo literalmente con una mano adelante y otra atrás. Y si se puede burlar de unos millonarios, se puede burlar de un país pobre.

Donald Trump, el que se atrevió atacar a un país entero, México, acusándolo de ladrón, de asesino, de violador. Y al igual que muchas otras víctimas de los trueques engañosos de Don Donaldo, aparentemente México -si estimado lector—el país oficial entero se quedó callado, dejando a nuestros verdaderos héroes defensores de la poca dignidad que nos quedaba.

Se quedaron con la triste tarea de barrer los platos rotos después de la fiesta, y vaya que los hubo! Cuando Trump vio que funcionaba la guerra de palabras contra México y los mexicanos, se dedicó a buscar lugares y espacios que sirviesen como campos de batalla.

Y aparte del silencio bochornoso del México oficial, de amigos diplomáticos y hasta de gobiernos hermanos, atacaron la grosera actuación de Trump. Esto no lo calló, si no al contrario, le sirvió de cuerda de juguete descompuesto, solo lo atizó aun más. Los ataques y groserías se multiplicaron, pero ahora también aplaudido por sus títeres vendidos, que posiblemente marquen el principio del final de la carrera electoral del gran tramposo.

Así que tendremos que esperar que se acabe la fiesta, que quede fuera de la lid electoral el tipejo Trump, probablemente por alguna sandez que se le deslice de la boca al pico, para que entonces sí, con la ira que nos genera el “a posteriori”, exijamos una seria disculpa, cuando ya no valga la vergüenza. Y nos quedaremos con la disculpa, y la pena del enojo tardío.

Pero, ¿Qué tal si el hocicón gana la presidencia de los Estados Unidos?

(*) El arquitecto Teodoro Maus, es un ex diplomático mexicano, ex cónsul de México en Atlanta y fundador de varias organizaciones de protección y defensa de los derechos civiles en Georgia.


Sálvese Quien Pueda

El regreso a clases

Juliana HenaoPor: Juliana Henao
En promedio las clases en el estado de Georgia empezaron hace dos o tres semanas para las clases de primaria y secundaria, y las clases en la Universidad empiezan las próximas dos semanas.

Las semanas de inicio siempre son de ajustes a los nuevos cambios no importa la edad que tengan los hijos. Para los padres de los más pequeños estos días han implicado levantarse más temprano, conocer los nuevos profesores de los hijos, asistir a reuniones, organizar el horario de sus hijos con el de el trabajo, encontrar la persona que los puede cuidar después de la escuela.

Para los padres de los más jóvenes las preocupaciones son otras, pero no por eso menos importantes, como las actividades de las que va hacer parte este año, el costo de las mismas, los amigos, los novios o novias, el tema de la sexualidad.

Y para los padres de quienes van a ir a la universidad las preocupaciones giran en torno a la carrera elegida, las dudas de los propios chicos, el costo de la universidad, el que ya no vivan en casa o el que se tengan que desplazar diariamente, si va a conseguir un trabajo de medio tiempo, los compañeros de cuarto, entre otras más.

Todas estas situaciones pueden generar en los padres y en los hijos un gran estrés y problemas familiares que si no son atendidos en forma adecuada puede llevar a la discordia y al bajo rendimiento académico de los hijos en las respectivas escuelas.

Algunas ideas que pueden servir útiles durante estos días de transición pueden ser:

1.) Infórmese. Lea con cuidado las instrucciones que le envían de las escuelas, a veces la información puede parecer mucha y tediosa, pero en ella va a encontrar todos los pasos que debe seguir para que su hijo tenga todo lo necesario durante el año escolar. Si no entiende puede pedir ayuda a los profesionales de las escuelas que están específicamente contratados para servir de apoyo a los padres en el caso de los más pequeños. Igualmente involucre a sus hijos más grandes, pídales a ellos que lean los documentos con usted. O pregunte a otros padres que ya sus hijos están en grados avanzados.
2.) Asista a las reuniones para padres, no solo le permitirá conocer la escuela, los profesores, sino también aclarar muchas de sus dudas y reconocer el espacio físico donde se moverán sus hijos. Además, de las expectativas que la escuela tiene de su hijo.
3.) Sea organizado. El tener un horario familiar en un lugar visible para todos, ayuda a saber que actividades tiene cada hijo, las fechas de las vacaciones, citas médicas, fiestas, horario de trabajo de los padres. Lo importante de los horarios no es tenerlo como base y hacer los ajustes necesarios cuando se requieran.
4.) Escuche. No importa lo ocupado que esté, escuche a sus hijos. Esto se logra manteniendo una comunicación constante con ellos. No importa lo ocupado que se encuentre tome un tiempo para preguntarle a su hijo ¿Cómo esta? ¿Cómo se siente en la nueva escuela? ¿Qué le incomoda? Revise sus tareas. Con los chicos más grandes, si ya no viven en casa, llámelos. No se conformen con los mensajes de textos. El escuchar su voz le permitirá saber más de ellos.
5.) Disponga de un tiempo especial durante la semana para compartir en familia. Necesariamente no tiene que ser el domingo. Muchos padres de familia trabajan durante los fines de semana, pero cuentan con un día libre, haga de ese día su día especial donde se dejen de lado las responsabilidades, y se realicen actividades al aire libre o preparar la cena juntos, o ver una película en casa, o jugar juegos de mesa como lotería, armar rompecabezas o ver su hijo que esta en otra ciudad por skype.
6.) Establezca prioridades, analice, qué realmente es importante y necesario hacer durante estos días de transición. Y haga los cambios que sean necesarios para que tanto los niños como los jóvenes y los padres estén bien y en armonía.


Sálvese Quien Pueda

Como agarrar al Chapo

Jorge RamosSi de verdad le urge recapturar al Chapo Guzmán, es difícil de entender por qué el presidente de México, Enrique Peña Nieto, no ha llamado por teléfono al ex ex presidente de Colombia, Cesar Gaviria.

A Gaviria se le escapó de la cárcel el narcotraficantes más poderoso del mundo -Pablo Escobar- pero 13 meses después lo acorraló y lo mató. Gaviria podría ayudar a recapturar al Chapo. Pero nadie del gobierno mexicano le ha llamado.

No sé si es una cuestión de orgullo, de tonto nacionalismo u otra señal más de incompetencia y parálisis. Pero México necesita todo tipo de ayuda. El gobierno mexicano ha demostrado, una y otra vez, que sólo no puede.

Yo sí le llamé al ex presidente Gaviria y me explicó qué haría él para agarrar al Chapo. Estos son los puntos más interesantes de nuestra conversación:
-La escapatoria. Hay muchas diferencias entre Pablo Escobar y el Chapo. Escobar se entregó a la justicia en 1991 (para evitar que lo extraditaran a Estados Unidos) mientras que el Chapo sí fue capturado en un apartamento de Mazatlán, Sinaloa. Pero los dos se escaparon por la corrupción en Colombia y en México.
“Pusimos una brigada entera del ejército a rodear la cárcel”, me dijo el ex presidente Gaviria, “y el día (21 de julio de 1992) que lo tratamos de mover –porque seguía delinquiendo- por un fenómeno de corrupción, de intimidación y de vacilaciones de autoridades militares, salió caminando entre los soldados. Lo que uno aprende es que la capacidad de corrupción e intimidación de estas personas era enorme.”
-Castigo a los responsables de la fuga. “Hubo unas sanciones. Hubo funcionarios públicos que salieron del gobierno por lo que ocurrió”, recordó Gaviria. En Colombia dos ministros y dos altos mandos del ejército fueron destituidos por la fuga de Pablo Escobar. Además, hubo un juicio en el congreso. En México, en cambio, hay tres chivos expiatorios por la fuga del Chapo y todos los funcionarios importantes siguen en sus puestos.
-Enviar el mensaje correcto. El ex presidente Gaviria tenía un viaje a Madrid -para asistir a la segunda Cumbre Iberoamericana- el mismo día que se escapó Pablo Escobar. Pero no fue. “Yo cancelé mi viaje, estábamos en el proceso (de buscar a Escobar) y entonces no salí”, me dijo. Había que demostrarle a Colombia y al mundo que este era un asunto prioritario. El presidente de México, en cambio, no canceló ni acortó una gira a Francia tras la fuga del Chapo. El mensaje que envió fue claro: prefirió París a regresar a México a buscar al Chapo.
-Crear un bloque de búsqueda. “Tienen que crear un grupo –en el caso de México, de armada y ejército- y dedicarlos exclusivamente a eso; a perseguirlo y a buscarlo de manera sistemática”, dijo Gaviria. “Tienen que dedicarlos exclusivamente a eso. No pueden ser los organismos de la seguridad del estado. No, eso necesita un grupo especializado. Y yo no tengo duda de que México lo puede lograr… Nosotros nombramos y escogimos un bloque de búsqueda del ejército y policía (y) desmantelamos al cartel de Medellín.”
-Agarrarlo vivo o muerto. ¿Es cierto que usted dijo en una reunión que el objetivo no era capturar vivo a Pablo Escobar? le pregunté. “No, no, no”, me corrigió. “Lo que había era la decisión de que, cualquiera que fuera el nivel de resistencia, si no lo capturaban lo iban a matar. El no se iba a dejar capturar tampoco. Y el bloque de búsqueda no era un grupo pequeño, era un grupo grande, no fue una cosa accidental. Fue un grupo que trabajó año y medio a perseguir a Escobar.”
-Gastar mucho más en seguridad. “A mí me preocupa mucho que México no ha tomado su tema de seguridad con la seriedad con que lo ha tomado Colombia”, me dijo.
“Colombia es un país que gasta un 6 por ciento de su producto (interno bruto PIB) en seguridad. Eso es parecido a Estados Unidos o un poco más. Colombia tiene muchos instrumentos para luchar contra el narcotráfico. México no tiene instrumentos especiales… Está llegando la hora de que tengan una política más agresiva y de que inviertan mucho más en seguridad. México -creo- no gasta ni el 1.5 por ciento (de su PIB) en seguridad. O sea, Colombia gasta cuatro veces lo que gasta México. Mientras eso sea así, el problema de seguridad no lo van a resolver.”

Es imperdonable que se le haya escapado el Chapo al presidente Peña Nieto. Pero más grave aún es que todo siga igual en México después de la fuga. No hay cambios dentro del gobierno, los carteles siguen desafiando al estado y nadie puede garantizarle la vida a los mexicanos. Gaviria lo sabe y terminó así la conversación: “La obligación del presidente de México no es tanto la de parar las drogas como la de ganar seguridad para el país.”

Posdata. Aquí está parte de mi entrevista con Gaviria por televisión. Y sus consejos están a una llamada de distancia.


Sálvese Quien Pueda

Para una escucha inteligente

Ismael_CalaPOR ISMAEL CALA
@CALA

El ser humano cuenta con dos pabellones auriculares, o sea, dos orejas, cuya función es captar las vibraciones sonoras externas y enviarlas al oído interno. Sin embargo, solo tiene una cavidad bucal para hablar. Está más preparado para escuchar que para decir.

En su etapa primitiva, el hombre escucha primero. Lo hace mucho antes de pronunciar su primera palabra. Durante siglos escucha y, para comunicarse con los demás, gime o emite chillidos, además de comunicarse a través del cuerpo, eso que hoy llamamos “lenguaje corporal”. Por tanto, el oído es el pilar primario en que se apoya la comunicación y también parte esencial del desarrollo intelectual del ser humano.

Larry King, el gran entrevistador de la televisión norteamericana, confesó en mi primer libro, El poder de escuchar: “Nunca aprendí nada mientras era yo quien hablaba”. Es así, nunca aprendemos cuando hablamos. La acción de hablar únicamente materializa en palabras lo que ya conocemos.

Sin embargo, pocas veces estamos dispuestos a escuchar plenamente y preferimos dar rienda suelta a la lengua. No domesticamos el ego, nuestra voz suena una y otra vez, en ocasiones, como si fuéramos los protagonistas del universo.

El acto de escuchar se complica hoy día como consecuencia de la publicidad directa a través de los medios de comunicación y las redes sociales. Vivimos rodeados de un mundo sonoro altisonante, con entrañas comerciales que exacerban el oído y tienden a estimular nuestros sentimientos y emociones más primitivas, pero no mueven a la escucha como método de aprendizaje.

Hoy les relaciono algunas recomendaciones que ayudan a la escucha inteligente, esa que se convierte en una herramienta clave para escalar al próximo nivel en nuestras vidas:

-Domestiquemos el ego, acallemos la voz que intenta ponernos siempre como protagonistas y nos obliga a hablar de lo que somos, hacemos, queremos y hasta de lo que despreciamos.
-Nunca pasemos por alto que escuchar es clave para crecer y autosuperarnos. Evitemos escuchar con intenciones de riposta cuando la situación no lo amerita.
-Evitemos las distracciones y lo que nada aporta, convencidos de que escuchar involucra a todos los sentidos.
-Escuchar no es poner nuestra agenda personal como centro. Es un acto de aprendizaje, generosidad y empatía con quienes conversamos.
-Escuchar no es solo usar los oídos, sino también interpretar el lenguaje corporal del que habla y no perder nunca el contacto visual.
-Repitamos en nuestra mente algunas frases escuchadas, para poder fijarlas mejor.
-La mejor herramienta para escuchar y, por supuesto, aprender, es preguntar. Cuando sintamos curiosidad por algo o por alguien, preguntemos.

Escuchando aprendemos, crecemos y evolucionamos. Para despedirme, mi frase favorita: “El secreto del buen hablar es saber escuchar”.

www.IsmaelCala.com


Sálvese Quien Pueda

Trump: “Síganme los buenos”

Maribel HastingsPor: Maribel Hastings*
Sin ánimo de ofender al gran Chespirito, al colocarlo en la misma oración que a Donald Trump, fuimos varios los que no pudimos evitar pensar en el querido personaje del Chapulín Colorado, cuando el bocazas aspirante a la nominación presidencial republicana explicó cuál sería su brillante plan migratorio para lidiar con los 11 millones de indocumentados que viven en Estados Unidos.

Como si se tratara de un puñado de personas, Trump dijo que hay que removerlos, es decir, deportarlos, y luego establecer un sistema de reingreso “expedito” pero sólo para “los buenos”.

Remover 11 millones de almas de Estados Unidos supondría desplazar aproximadamente las poblaciones de Ohio y Georgia, o de países como Cuba, República Dominicana, Grecia o Bolivia.

Diversos cálculos, como el del Center for American Progress en 2010, colocan el costo en 285,000 millones de dólares. Un estudio del conservador American Action Forum concluye que deportar a 11 millones tomaría unos 20 años y costaría entre 400,000 y 600,000 millones de dólares.

Sería una pesadilla burocrática y logística con enormes ramificaciones económicas y humanitarias. Como han probado las leyes antiinmigrantes en estados como Arizona y Alabama, una cosa es proponer un absurdo y otra es tratar de implementarlo.

Estuve en Alabama en medio de la crisis que generó la antiinmigrante HB 56. Los políticos no terminan de entender que los indocumentados no son seres abstractos que operan en un vacío. Son parte de familias de estatus migratorio mixto, tienen hijos ciudadanos; son mano de obra importante de diversas industrias que mantienen este país a flote; son parte integral de sus comunidades. En su mayor parte tienen una década o más de vivir aquí.

La HB 56 provocó que familias enteras se encerraran en sus hogares u optaran por salir del estado. Sufrieron sus hijos ciudadanos y pagaron el precio las industrias que los empleaban, como la agrícola, y las localidades que perdieron a sus consumidores. Es el mismo patrón de pueblos y localidades a través del país que perdieron su población tras redadas migratorias, como fue el caso de Postville, Iowa, por nombrar uno.

Y ni hablemos del efecto humanitario de una premisa como la de Trump. Sería como acorralarlos y revivir etapas oscuras de nuestra historia. En 1929, en medio de la Gran Depresión, el presidente Herbert Hoover autorizó el programa de repatriación indiscriminada de mexicanos y mexicoamericanos.

La llamada “década de traición” supuso la remoción de más de un millón de mexicanos y mexicoamericanos argumentando que su salida le ahorraría dinero a las ciudades en medio de la crisis económica. Se calcula que 60% de los deportados eran ciudadanos estadounidenses.

Lo peor del caso es que la propuesta de Trump fue planteada en los debates migratorios de mediados de los 2000 en el Congreso. Entonces el senador republicano de Texas, Jon Cornyn, propuso que para legalizar su estatus todos los indocumentados retornaran a sus países de origen y desde allá iniciaran su proceso de legalización. Ni la propuesta ni la reforma progresaron.

Y aunque la idea de Trump es absurda desde muchos puntos de vista, en la víspera del primer debate republicano esta semana en Cleveland, Ohio, vuelve a colocar sobre la mesa el tema que los precandidatos republicanos han evadido con generalidades: qué hacer con los 11 millones de indocumentados.

Desconozco qué ocurrirá en ese primer encuentro y cómo la presencia de Trump, el favorito, según las encuestas, alterará la dinámica del debate. Pero sea en este debate o en las semanas que siguen, algo tendrán que decir los otros. Trump puso el dedo sobre la llaga.

Si no coinciden con la propuesta de Trump, los otros precandidatos corren el riesgo de incomodar a la base ultraconservadora que sueña con deportaciones masivas. Si coinciden con él o guardan silencio, ahuyentan a otros sectores electorales que requieren para ganar la elección general. Los coloca en una gran disyuntiva.

No contaban con su astucia.
*Maribel Hastings es asesora ejecutiva de America’s Voice


Sálvese Quien Pueda

Uniforme Corporativo: Elemento de Identidad

MARIA EMILIA SalazarPor: MARIA EMILIA SALAZAR, especial para el Nuevo Georgia.
Dando la bienvenida al mes de Agosto y el regreso a clases, conocedora del cambio que esto representa en la rutina de los padres, que sus días comenzaran con las carreras de las mañanas y continuando en el mismo orden de idea de la edición anterior; claves para proyectar una imagen profesional, le hablaremos de las ventajas del uniforme corporativo.

Al igual que el logotipo o la papelería, que también identifican la personalidad de una institución o empresa, el uniforme viene a ser el elemento que dará solidez a la imagen profesional del personal que entrega su servicio a los clientes internos y externos.

Ello, no obstante, puede generar conflicto en las personas destinadas a usarlo, sobre todo si al momento de su presentación o asignación no se hace ninguna actividad instruccional-motivacional para llevarlo correctamente y lucirlo con orgullo.

Por nuestra experiencia en actividades de anclaje de uniformes, a la gente no le gusta la vestimenta escogida porque no participó en su selección o, la más común, no se quiero parecer a su compañero. Sobre estos dos puntos, las acciones comunicacionales que haga la empresa para la selección, entrega y uso de las piezas que forman parte del uniforme, así como las orientaciones puntuales sobre la actitud y criterios para lucirlo correctamente, harán una diferencia a favor.

Hay empresas que por la gran cantidad de personal que tienen no pueden hacer consultas sobre el modelo de uniforme a escoger. En estos casos, el beneficiario del uniforme, debe entender que ese aspecto forma parte de la identidad corporativa y lo mejor es que lo reciba de buena manera.

Si la empresa acertó tanto en el modelo seleccionado como con el proveedor que demostró calidad en su confección, la tarea de motivar y exigir su correcto uso es mucho más sencilla.

Recomendamos hacer alguna actividad de incentivo para ese acto de entrega, como un Taller de Imagen Personal Profesional para todo el equipo que lo lucirá. Tenemos experiencias satisfactorias con este Taller o con el Entrenamiento Transformacional de 8 horas.

Los uniformes pueden proyectar una imagen consistente y unificada para las compañías que interactúan constantemente con el público. Éstos permiten que los consumidores identifiquen rápidamente a los empleados o encargados, además les permiten a las empresas tener un control sobre la forma de vestir de su equipo.

Tips que deberás tener en cuenta para hacer del uso de uniformes una estrategia eficiente de marketing:

• Negocia con los trabajadores
• Busca un buen proveedor
• Piensa en todos tu trabajadores
• Piensa en uniformes completos
• Considera el deterioro
• Colores y diseño institucional

Por donde se mire, proporcionarle al personal una dotación completa de su nuevo uniforme, con varias piezas superiores e inferiores de las prendas para toda la semana, da beneficios a la organización y al talento humano. Con el uniforme, se proyecta un estándar en la imagen corporativa; y los empleados ven simplificado – en costos y tiempo- su arreglo personal diario y contribuye positivamente a que lo luzcan con elegancia.

El uniforme sirve para diferenciarte de la competencia, dar confianza a los clientes y comunicar tu identidad.

Comentarios, sugerencias e Información:
María E. Salazar: 770-695-1325/678-431-9901
mariae164@gmail.com / salazar95.evc@gmail.com


Sálvese Quien Pueda

El ahora!

Juliana HenaoPor: Juliana Henao
“Cuando verdaderamente estés en el aquí y el ahora, te sorprenderá lo que puedes hacer, y lo bien que puedes hacerlo.”

Frases de la película El camino del Guerrero

Cada vez que tengo la oportunidad de trabajar con la comunidad a través de las diferentes clases que imparto me encuentro generalmente con dos situaciones especificas, historias personales donde hay mucho dolor por acontecimientos del pasado y ansiedad por lo que puede suceder en el futuro.

Ambas situaciones generan en la persona angustia, incertidumbre, rencor, desesperanza, entre otras emociones que hacen que la persona sea cada vez más infeliz.

Y aunque muchos sabios han hablado de la importancia del ahora desde la antigüedad, parece una tarea casi imposible poder estar presentes en cada momento que se va viviendo.

Se puede hallar el cuerpo, pero la mente se encuentra divagando entre los recuerdos del ayer y la ilusión del mañana. Toda la atención se concentra en hechos que están fuera del alcance de la persona, mientras el ahora está en frente, en completa disposición para ser disfrutado.

El estar en el aquí y en el ahora supone concentrar toda la atención al momento presente, cuerpo físico y mente enfocados en una sola dirección. El desarrollar la práctica habitual del ahora brinda a la persona libertad.

No significa olvidar el pasado, implica haber aprendido de las diferentes experiencias para enriquecer el momento actual, supone el establecer metas sin olvidarse que hay un camino que recorrer para alcanzarlas.

El estar en el aquí y en el ahora permite descubrir detalles que antes no se observaban, permite el maravillarse ante lo cotidiano. Estar presentes lleva a un enamoramiento por la vida.

Estar en el aquí y en el ahora no requiere de grandes esfuerzos, es simplemente el hecho de no estar ausente. Si se está conversando con alguien es estar ahí mirando a los ojos del otro, observando sus gestos, sintiendo la proximidad.

Si se está leyendo un libro concentrado en las paginas, siguiendo el mensaje del autor, si se está comiendo es saboreando cada bocado que se lleva a la boca. Si se está viendo una película es viendo las escenas, escuchando los sonidos.

Si se está en una fiesta es disfrutando la música, la compañía. Si se está orando es agradeciendo.

Disfrutar el aquí y el ahora es un acto tan obvio que a veces por no decir la gran mayoría pasa por alto.


Sálvese Quien Pueda

Diez errores en los debates

Jorge RamosLa televisión, todavía, destruye candidatos y elige presidentes. Los periódicos dan contexto, el internet desentierra esqueletos y las redes sociales destacan las tendencias de los votantes. Pero la televisión sigue dominando. Por eso la obsesión y preocupación de los candidatos presidenciales en Estados Unidos con los debates televisivos.

El próximo jueves, diez de los 17 candidatos presidenciales del Partido Republicano se van a enfrentar en el primer debate televisivo de la temporada. Quedar fuera del debate puede significar, para muchos candidatos, el fin de sus aspiraciones presidenciales. Pero los que sí van a participar -los 10 primeros según un promedio de encuestas- podrán obtener más donaciones y aguantar hasta las elecciones primarias en Iowa en Febrero. La tele hace y deshace.

Después de más de tres décadas trabajando en la televisión y de haber visto un montón de debates, estos son -para mí- los 10 errores más frecuentes de los candidatos y la manera de superarlos:
1) La audiencia que importa es la que te ve por televisión, no la que está en el auditorio donde se realiza el debate. Guiarse por los gritos, abucheos, miradas y silencios de la gente que ve el debate en vivo es una distracción. Piensa en los ojos que ven el debate por televisión. Nada más.
2) El moderador del debate no es tu enemigo. El es solo alguien que hace las preguntas y facilita la conversación entre candidatos. Basta con discutir con los otros candidatos. No te pelees también con el moderador.
3) Haz declaraciones fuertes, claras y cortas que se puedan convertir en lo que llamamos “momentos televisivos”. Esos se harán virales en las redes sociales. Nadie volverá a ver el debate completo. Pero los mejores momentos se repetirán millones de veces en celulares y la internet. (Eso logró el senador Lloyd Bentsen cuando le dijo al joven Dan Quayle: “Tú no eres Jack Kennedy.” Hoy, 27 años después de ese debate entre candidatos a la vicepresidencia, la gente todavía se acuerda.)
4) Nunca -nunca- repitas una ofensa, acusación o un insulto en tu contra. Si lo haces, ese será el titular. ¿Te acuerdas cuando el presidente Richard Nixon dijo “No soy un corrupto” (I’m not a crook)? Claro, ese fue el titular en las noticias y poco después fue obligado a renunciar.
5) Si te atacan, responde. No hay nada peor que un candidato débil que se esconde. Pero responde proporcionalmente al ataque. Y luego, regresa a tu mensaje. Esta técnica se conoce en inglés como block and circle (bloquea el ataque, dale la vuelta y regresa a tus temas).
6) El que se enoja pierde. Los optimistas ganan más elecciones que los enojados. Un candidato que pierde la compostura y el control deja de ser presidenciable muy rápidamente.
7) Nunca olvides para qué estás ahí. Piensa en cuál quieres que sea la noticia el día siguiente e insiste en tú mensaje. Otros harán lo mismo. Prepara una estrategia. Pero si de pronto las cosas cambian, hay que tener la flexibilidad y la claridad mental para adaptarte a circunstancias inesperadas.
8) Sí importa cómo te ves. La televisión es un medio totalmente visual. Tu mensaje tiene que ir acompañado de la ropa apropiada y de un lenguaje corporal muy seguro. Hay debates en que es más importante la imagen que proyectas que lo que dices. Ve a los ojos -es decir, directo a tu cámara-, afloja la lengua, relaja la cara, suelta las manos y párate bien erguido. Sonríe solo si te sale natural. No hay nada peor que una sonrisa falsa. No seas robótico. Los robots no ganan elecciones.
9) Practica. Practica. Practica. Es normal estar nervioso. Todos los candidatos -todos- se ponen nerviosos antes y durante un debate presidencial. Hay mucho en juego. Memoriza al menos cinco mensajes y cinco respuestas a preguntas que, muy posiblemente, te van a hacer. Prepara no más de 30 segundos para cada mensaje o cada respuesta. Frente a los nervios, solo la práctica ayuda. Los debates son las olimpíadas de la política: solo ganan los mejores y los más preparados.
10) Sé tú mismo. Esto parece obvio pero no lo es. La televisión es un medio absolutamente artificial. Todo es artificial: los micrófonos, las luces, el maquillaje, el set. La vida no es así. Por eso, lo más difícil en la televisión es ser natural. La televisión, además, hace grande los pequeños detalles. Así que no pretendas ser nadie más. No finjas y usa el mismo lenguaje de todos los días. La única forma de sobrevivir un debate televisivo es siendo lo más parecido a ti mismo.


Sálvese Quien Pueda