Nuevamente agradecidos!

editorialComo ya es tradición para esta época mientras hacemos nuestro balance anual, no podemos dejar pasar la oportunidad para compartir con ustedes nuestros logros, que sin duda son de ustedes también, porque han sido el motor que nos ha movido para continuar con esta empresa de comunicaciones, en la que día a día, nos esmeramos por ser la mejor opción de nuestra gente al informarse de lo que acontece en su entorno.

Hemos trabajado duro, en un mercado que ya no es tan estable como años atrás, pero la perseverancia y nuestro compromiso social nos han seguido guiando para el cumplimiento de nuestras metas, y gracias a su participación como nuestro anunciante, como lector o como amigo, hemos visto cristalizar un año más de éxitos, y eso nos hace sentir orgullosos de contarlos a ustedes como nuestros principales socios.

Para el 2014, seguimos inamovibles en el empeño de servir, informar, educar y ser ese canal de comunicación que la gente prefiera por la integridad, la imparcialidad y la claridad de nuestra visión, que no es otra que poder llegar a los hogares latinos de Atlanta con un mensaje honesto, un contenido limpio y respetuoso y una inquebrantable pasión por hacer entre todos mejores familias y por ende, una mejor comunidad.

A usted, lo invitamos a seguir apoyándonos, sabiendo que entre todos podemos hacer el mejor equipo, tal como lo hicimos durante este 2013.

Compartimos con ustedes nuestra alegría por las metas cumplidas; nuestros sueños de esperanza por un mejor mañana y la seguridad de que, tanto usted en lo familiar como en su negocio, será objeto de ricas y abundantes bendiciones.

De nuevo mil gracias por su apoyo, y los mejores deseos porque durante lo que resta de este año y durante todos y cada uno de los días del 2014, verá en su vida la dicha y la prosperidad desbordante en cada una de las metas que emprenda.

Felices fiestas!


Cada semana estamos rifando iPads, Laptops, TVs cada semana y la rifa de un Nissan Versa Note en Agosto del 2015

Colombia no puede convertirse en Cuba o Venezuela

editorialHay un momento en que tiene que romperse la excepción de la regla y este es uno de ellos. De antemano ofrecemos disculpas a nuestros lectores porque fieles a nuestros principios, este periódico siempre ha tenido como prioridad a la comunidad latina en general, a la que nos encontramos todos los días en las calles, en los centros comerciales, en los flea markets, en el Facebook y en los freeways, esta vez rompiendo esa tradición, nuestro editorial va dirigido a una comunidad específica: la colombiana residente en Atlanta y que está acta para ejercer su derecho al voto.

Hasta el próximo 9 de enero de 2014 estarán abiertas las inscripciones para todos aquellos que teniendo su cédula de ciudadanía vigente no hayan hecho ese proceso por alguna razón o porque sean portadores de este documento por primera vez; el trámite lo llevan a cabo sin complicaciones entrando a la página web del consulado general en Atlanta, siguiendo las instrucciones debidas y luego pasando personalmente por esa oficina para cerrarlo.

Con este trámite, los que votan en Atlanta por primera vez, o los que tienen cédula por primera vez, podrán sufragar en las elecciones presidenciales del próximo 25 de mayo.

¿Por qué hemos roto nuestras reglas y hoy nos dirigimos a los colombianos específicamente? Muy sencillo: Las elecciones presidenciales de 2014 serán tan cruciales para el futuro de la patria que marcarán dos únicos caminos: El de la seguridad democrática que trae consigo el orden institucional, el respeto por el establecimiento de la participación libre y democrática; la inversión en los distintos sectores sociales; el respeto a las libertades individuales y colectivas; el respeto a la propiedad privada; la observación por las normas del derecho de los ciudadanos a elegir y ser elegidos; pero antes que nada la preservación de una de las democracias más antiguas del continente.

Lo contrario, es reelegir al presidente Juan Manuel Santos quien escondido tras la sombra del ex presidente Álvaro Uribe llegó al poder por una abrumadora mayoría de colombianos esperanzados en que el tiempo del cambio de una nación sumida en el flagelo del terrorismo había llegado y que luego de 8 años de un gobierno que nos acercó a la verdadera seguridad y arrebató de las garras del terrorismo a más de medio país, podía ser posible.

Vimos como luego de 50 años de violaciones a los derechos humanos; desprecio por la vida de las personas; delitos de lesa humanidad y los más escabrosos crímenes contra la población civil, supimos que había una luz que podría brillar al final del túnel.

Pero el presidente Juan Manuel Santos no solo desvió el camino que encontró trazado, sino que traicionó la confianza de más de 9 millones de colombianos quienes pusimos en sus manos la responsabilidad de consolidar la seguridad democrática que empezó el ex presidente Uribe, combatiendo sin reparos al ya diezmado grupo de narcotraficantes más grande del continente, cuyos actos demenciales de terrorismo han flagelado al país en el último medio siglo.

Santos se asoció con los líderes más funestos de la región como los hermanos Fidel y Raúl Castro, con el desaparecido y demente presidente venezolano Hugo Chávez y peor aún, con los cabecillas del grupo terrorista de las FARC, para ofrecerles a estos impunidad para sus execrables delitos y conseguir de ellos el apoyo para una segunda reelección como lo acabamos de ver hace pocas semanas cuando anunció que “firmaría la paz en poco tiempo”, con quienes han matado a cualquier cantidad de soldados, policías, campesinos, amas de casas, niños, y han asolado poblaciones y regiones enteras en toda Colombia.

Solo hay dos caminos para escoger, porque las terceras opciones quedan opacadas ante la polarización de la que hemos sido objeto en los últimos tiempos en los que pudimos ser testigos que acabar con el grupo terrorista de las FARC si era una opción militarmente posible; obligarlas a dejar las armas, permitirles que tomaran la iniciativa de proponer un cese al fuego de manera unilateral responsable y creíble; ofrecerles por parte del gobierno la opción de convertirse en una fracción política, solo para quienes no fueran responsables de crímenes de lesa humanidad o quienes no estuvieran condenados por delitos comunes, como el asesinato de ciudadanos inermes, el secuestro extorsivo y las masacres de campesinos, indígenas y de comunidades enteras. Eso, supimos que podía ser posible!

Ahora ante una encrucijada de magnitudes impensables, producto de la traición infligida por el presidente y candidato Juan Manuel Santos a la nación, la responsabilidad de rechazar esa opción que llevaría al país a un estado en decadencia, opresor, antidemocrático e irresponsable como el que han impuesto los hermanos Fidel y Raúl Castro en Cuba y Venezuela, es urgente, no puede esperar, no nos puede agarrar con los brazos cruzados sin hacer nada.

En Atlanta hay registrados para votar en el consulado colombiano, 5.900 personas y en toda la jurisdicción hay alrededor de 8.813, no parecemos muchos, pero sabemos que somos más y que uno a uno, concientizando a nuestros familiares y amigos en Colombia y motivando a las personas a nuestro alrededor podemos marcar la diferencia.

El momento es ahora, para no permitir que una política equivocada, egoísta y electorera sea la que prevalezca sobre la vida de los colombianos de bien que somos la mayoría.

Comentarios: editor@elnuevogeorgia.com


Sálvese Quien Pueda

Hacer comunidad

editorialLa queja constante a cerca de la desunión de la comunidad latina, pudiera ser un mito en algunas ciudades y condados del estado de Georgia, hasta donde, para bien o para mal, las malas experiencias con las autoridades, especialmente con los departamentos de policías, han hecho germinar un semillero de líderes innatos que al día de hoy, se han atrevido a ser ellos los que le pongan al cascabel al gato.

En justo reconocer que para ello ha sido fundamental la ayuda que desde la parte organizativa ha ofrecido la Alianza Latina de Georgia por los Derechos Humanos—GLAHR, por sus siglas en inglés, a los ya 18 Comités Populares, quienes en varias comunidades hoy están haciendo la diferencia.

Hace varios meses atrás, el Comité Popular de Doraville se sentó tú a tú con el jefe de policía de la ciudad de la ciudad y a partir de ahí, han sido varios los jefes policiales que han recibido la grata visita de gente común y corriente con quejas, algunas no tan comunes ni tan corrientes, pero el objetivo de hablar y perder el miedo, es lo que está haciendo la diferencia, y eso se evidencia cuando al término de los encuentros, cada quien regresa a casa sabiendo que ha escalado un peldaño más en su lucha por la reivindicación de sus derechos.

Otro encuentro del mismo tenor fue el que se tuvo con el jefe de policía de Fairburn al sur de Atlanta, donde los retenes constantes en comunidades específicas sembraban el pánico de las familias.

Recientemente Comités Populares en Americus y Warner Robbins, tuvieron un cara a cara con sus policías locales y ahora esas citas se programas para Forest Park, Houston, Perry, Albany y el propio condado de Gwinnett donde los efectos del programa 287 (g) ha sido devastador con las familias inmigrantes.

Pero de todo esto quedan las enseñanzas y las experiencias gratas de quienes anteponiendo cualquier prejuicio y temor, han decidido dar un paso hacia adelante y se han permitido hablar, salir de las sombras, romper el silencio, organizarse, invertir tiempo, trabajar por ellos y sus familias, no ser un quejoso más y actuar de manera proactiva, no ser un problema más y salir por sus propios medios a demostrar que en sus manos puede estar parte de la solución a la mayoría de sus problemas.


Sálvese Quien Pueda

Las malas influencias de D.A. King

editorialLo que vimos recientemente no fue el mismo ambiente de fiesta y satisfacción con que el sheriff del condado de Gwinnett Buch Conway hizo la presentación del flamante programa de deportaciones 287 (g) implementado por su oficina en el año 2009, fecha en la que se hizo acompañar del funesto Donald King, un empedernido antiinmigrante del estado, a quien ese día presentó como uno de sus aliados para desterrar la proliferación de inmigrantes ilegales en su territorio.

Lo que vimos ahora, cuatro años después, ni siquiera fue la cara del sheriff sino de un grupo de oficiales de policía de ese mismo condado, tratando de llamar la atención de la comunidad latina para que les colaboren denunciando cuando sean víctimas de crímenes o en el mejor de los casos, colaborando cuando sean testigos. Porque, tal como van las cosas, la inseguridad terminará por adueñarse de las calles del condado y si no hay denuncias, no hay resultados.

La ecuación es simple, no hay que acudir ni a la ciencia pura ni a las complejas ecuaciones de Baldor, para entender que el propio sheriff Conway metió las patas hasta las rodillas cuando decidió buscar como asesor de cabecera para asuntos en los que no debía meter sus narices al tal D. A. King, un personaje que se pavonea entre los republicanos de la peor especie, destilando odio hacia los que no considera son de raza pura, y usa el pretexto de que están en el país de manera ilegal.

Pues bien, Gwinnett hoy tiene el deshonroso segundo lugar a nivel nacional, entre los entes territoriales que más han deportado inmigrantes indocumentados, siendo que la mayoría de ellos, demostrado por las propias autoridades, no eran delincuentes, ni peligrosos criminales, ni violadores o asaltantes, como siempre se ha considerado de manera adrede a algunos extranjeros para generar rechazo y xenofobia alrededor de ellos.

Gwinnett tampoco volvió a aparecer en aquellos listados nacionales de mejores épocas, en los que se le consideraba, un polo de desarrollo del Estado, por su pujanza económica y su diversidad y tanto es así, que su epicentro de negocios conocido como Gwinnett Mall, hoy es casi un monumento a la decadencia, mientras se ve por todas partes centros comerciales que comenzaron pero nunca abrieron sus puertas a la prosperidad que se respiraba en otros tiempos.

La razón podría atribuírsele a la mal llamada “recesión”, pero no es tal. Recientemente un hombre de origen peruano que vivió en Maryland y viaja allá con mucha frecuencia, nos sugería que habláramos de la prosperidad de ese Estado. “Allá todo es próspero, allá no se ve que cierran tantos negocios como aquí, allá hay trabajo para todos, allá todos pueden manejar con una licencia…allá no se ve que haya ninguna crisis”, decía.

Pero Gwinnett si lo está, tanto es así que para haberlo reconocido, las cosas deben andar peor de lo que se cree. Cifras oficiales que no significa que sean las reales, dan cuenta que en los últimos cuatro mese los casos criminales han tenido un aumento significativo en el distrito sur de ese condado, más exactamente en límites con DeKalb entre Jimmy Carter, Graves Road y South Norcross-Tucker Road. “Son más que los que se presentan en distritos más grandes y más poblados”, dijo uno de los oficiales de policía que ahora hace parte de una campaña para buscar la cooperación de la comunidad latina.

Sin embargo, la comunidad latina no está ahí en estos momentos para colaborar con nadie, no porque haya adoptado el silencio como arma, sino porque le tocó asumirlo como defensa ante la ola de arrestos que se dejó venir con la puesta en marcha del programa 287 (g) por medio del cual se ha arrestado a diestra y siniestra y no ha perdonado a hombres y mujeres honrados e indefensos; mejor dicho, la política de tierra arrasada que el sheriff se planteó siguiendo los sabios consejos de D.A King, terminó dando los frutos que muchos le pronosticaron, pero que él se rehusó escuchar, porque pudieron más los millones de dólares que se echó al bolsillo arrestando padres y madres de familia y jornaleros, que la seguridad de su propia gente, que finalmente es para lo que fue elegido.

Duro trabajo tienen ahora los que han sido designados para recuperar la confianza de la gente en la policía, porque la mayoría de las personas con las que pudimos hablar en el área afectada, solo asocian su presencia en la zona, con retenes, arrestos, persecuciones, represión y no con la seguridad que debe sentir todo ciudadano cuando un oficial del orden se acerca a su vecindario. Muy triste eso!


Cada semana estamos rifando iPads, Laptops, TVs cada semana y la rifa de un Nissan Versa Note en Agosto del 2015

¿Qué nos pasa?

editorialAlgo muy grave debe estar pasando de puertas para adentro en nuestros hogares, cuando las atrocidades que a diario nos toca ver y reportar van en escalada como si no hubiera retorno y los detalles de lo que los niños y jóvenes de hoy día están haciendo ponen a todos en alerta, pero pareciera que nadie hace nada.

La epidemia es mundial, podríamos decir que estamos ante una de las peores crisis humanitarias de todos los tiempos, porque el enemigo ya no viene de afuera en muchos casos, no solo vive dentro con usted, se ha criado con usted y por desgracia muchas de las victimas terminan siendo las madres que los han llevado en el vientre por 9 largos meses. Lo que puede suceder por la rabieta de un joven de hoy, nadie puede imaginárselo.

Solo por ilustrar la preocupación algunos ejemplos recientes: Una chica de padre latino y madre filipina en Texas tiene una acalorada discusión con su madre, la amenaza de que regresará a tomar venganza y cumple su promesa, mientras la mujer toma un baño, su hija de 18 años entra a la casa y luego de doblegar a su propia madre le asesta 71 puñaladas y huye del lugar.

Guadalupe Ronquillo Ovalle, otra joven madre de Texas, abre fuego contra la humanidad de su esposo Israel Álvarez y sus tres hijos en su casa del norte de Texas, antes de suicidarse.

El adolescente Adrian Navarro Canales fue arrestado en Las Vegas, tras confirmase que había sido el autor del asesinato a puñaladas de su madre y su hermano de 9 años en la ciudad de Henderson, Nevada, el mismo día que el chico celebró junto a los suyos sus 16 años.

En Forest Park, dos jóvenes tratan de robar las puertas de un vehículo y ante la frustración de no lograrlo disparan contra el adolescente de 13 años, Steven Díaz Galindo quien muere en la escena, mientras tanto dos jóvenes afroamericanos, uno de 17 y otro de 15, son encontrados culpables de haber asesinado de un tiro en la frente a un menor de origen latino de escasos 18 meses de edad al sur de Georgia.

Así mismo en Atlanta se inicia el juicio como adulta, de una chica de solo 14 años que asesinó a puñaladas a su hermanita de 9 y tres jóvenes de origen latino, uno de 18 y dos de 16 son acusados de asaltar, golpear y violar sexualmente a una mujer que recién habían conocido en un restaurante de Norcross la semana pasada.

Eso sin contar las atrocidades que reportan los medios de otras latitudes, como el caso de una chica en Colombia de solo 16 años, a quien al parecer le molestaba que un chico de 14 de su misma escuela la cortejara, y junto con su novio de 18 años contrataron a otro joven de 16, para asesinarlo propinándole 13 puñaladas mientras la chica pedía al agresor que no lo dejara vivo, según relato del propio implicado.

Y no es que los medios de comunicación queramos ser profetas del desastre o simplemente demos a conocer las mal llamadas “notas amarillas” o de “crónica roja”, es que tampoco nos podemos sustraer de la grave crisis que afronta la familia, la célula de la sociedad, el núcleo de las naciones y los pueblos, lo que sucede de puertas para adentro en nuestras casas debe ser desastroso, cuando no hay el mínimo respeto por nadie, no existe el principio de la obediencia y las consecuencias están a la vista.

Pareciera exagerado advertir que de la misma forma como vemos a muchos padres de familia entrar a un determinado almacén y mientras ellos hablan por teléfono o esculcan donde les da la gana, sus hijos de escasos años de edad desbaratan la tienda sin que ellos se inmuten o por lo menos traten de corregirlos, de esa misma manera está pasando en sus hogares y nadie dice ni hace nada.

Niños mal criados, sin orden, sin ley, sin principios, absorbiendo lo malo de la televisión y lo perverso de los videojuegos; padres sin ningún tipo de responsabilidad frente a su deber de guías de las futuras generaciones, viviendo en el alcohol o las drogas, dando todos esos ejemplos a sus pequeños. Viéndolo así, poco podemos esperar.

Pero no se trata de hacer un mapa apocalíptico y echarle sal a las heridas, se trata de que entre todos desde nuestras posiciones tomemos cartas en el asunto: Las iglesias como guardianas de la moral; las escuelas como apoyo en la formación de los niños; las organizaciones como soporte de la sociedad en que vivimos, pero antes que nada los padres.

Nadie tiene que haber ido a la “Escuela de Padres de Harvard” para darle un buen ejemplo a sus hijos y para corregirlos desde pequeños, enseñándoles principios y valores, respeto y obediencia, esa no es responsabilidad de los maestros, de la comunidad, de los pastores o guías espirituales y menos de la policía… eso debe empezar en casa, hoy!


Sálvese Quien Pueda

El coraje de doña Lupe

editorialSustraerse tan fácilmente del tema migratorio aunque parezca llover sobre mojado no es nada fácil. Comemos, dormimos, trabajamos, vivimos y hasta morimos en la extensión del concepto porque nos involucra a todos de una manera envolvente, de ahí que regresar al episodio de la Casa Blanca la semana pasada sea antes que una oportunidad, un compromiso moral con nuestros lectores.

Para los que no alcanzaron a saberlo, siete inmigrantes indocumentados, entre ellos dos que residen en Atlanta, Tomás Martínez y Lupe Dueñas se esposaron en las rejas de la Casa Blanca en un acto de desobediencia civil para clamar por un alto en las deportaciones y una salida al truncado tema migratorio que a esta hora está más muerto que vivo.

Los canales nacionales de noticias y los principales medios de comunicación del país, mostraron a los inmigrantes, literalmente colgados de sus brazos en la que sin duda es el símbolo de la grandeza y el poder de la nación más “poderosa” del mundo: La Casa Blanca, desde ahí pidieron ser oídos y desafiaron pacíficamente a los políticos de pacotilla que poca cosa hacen por mejorar las condiciones del país.

Vimos a María Guadalupe Crespo Dueñas, mejor conocida como doña Lupe, cuando un oficial le ordenó colocar sus manos atrás, colocarle las esposas y por un momento bajar su cabeza mientras era conducida a una patrulla, fue uno de esos actos de valentía que valen por millones y que ojalá la comunidad en general le sepa agradecer a ella y a todos los que cada día luchan por los derechos de la comunidad inmigrante.

Tanto Tomás “La Voz” como doña Lupe, representan sin duda esa clase de personas que ante las adversidades y la desigualdad han tomado la firme decisión de no quedarse callados, y aunque su acción no fue producto de un momento improvisado gracias a la adrenalina, tampoco hay que desconocer que no todos tienen el coraje para llevarlo a cabo.

Para el próximo 5 de octubre, la Alianza Latina de Georgia por los derechos humanos—GLAHR-, organiza e invita a todos a una marcha por la reforma migratoria, por un alto a las deportaciones y por una Acción Diferida que incluya a todos los inmigrantes.

Esa es una oportunidad precisa para que todos participen de manera masiva y sin el menor reparo sabiendo que el tiempo para la reforma se agota y que las consecuencias de un no actuar serán sin duda funestas.


Sálvese Quien Pueda

Otra vez de idiotas útiles

editorialNo cabe duda, esta semana nadie amaneció dando ni siquiera un centavo por el éxito del plan de reforma económica 2013 en cuyo contenido se aloja un despreciable “plan de reforma migratoria” con camino a la criminalización de millones y millones de indocumentados, la mayoría de ellos de origen latino, eso sí, todo ellos, disfrazado como “camino a la ciudadanía”.

Los análisis ya no son los mismos de comienzos de año, los más optimistas siguen luchando por un proyecto moribundo de reforma que tiene más de perverso que de humano y de burla que de alivio, tal como lo prometió el presidente Barack Obama a la comunidad en general lo que desbordó el voto de esta minoría hacia su candidatura y de paso hacia su partido el demócrata.

En los espacios de opinión de los domingos, vimos más de lo mismo, los republicanos aun con la misma desfachatez hablando de la seguridad en la frontera y una serie de cretinadas que ya ni en sus casas se las deben creer, menospreciando el poder de decisión de la comunidad inmigrante y cavando más profundo su hueco para el fracaso, allá ellos y los latinos que todavía le apuesten a ese partido para depositarles su voto de confianza.

Por otra parte los demócratas, mostrando sus mejores poses de redentores, cuando no han sido otros, sino ellos mismos, los que han echado por la borda todo el caudal de apoyo recibido en las pasadas elecciones y aun muchos de ellos se rehúsan a tomar el serie el plan de reforma al sistema migratorio.

Y en medio de todo ello, un presidente que al final no pasará de ser más que una moneda de cuero, con una serie de promesas incumplidas, una dañina agenda de extrema derecha que ha socavado los cimientos morales de la nación y dan al traste con el sentimiento de comunidades como la afroamericana a la que también se ha llevado enredada entre sus pies, pues aunque parezca increíble algunos logros del movimiento de los derechos civiles como la defensa del voto han perdido terreno durante esta administración.

“Y ahora surge Siria –y aunque se supone que el Congreso puede caminar y mascar chicle al mismo tiempo para resolver asuntos domésticos e internacionales–, ya muchos están echando mano del conflicto para seguir alejando una solución”, escribió Maribel Hastings en su blog de Las Voces de América, y añade:

“Y a Siria súmenle el debate para el presupuesto del año fiscal 2014 y para elevar el tope de la deuda….” “…Postergar el tema migratorio ofrece a ambos partidos la excusa perfecta de comenzar a culparse mutuamente de la inacción, por lo que de nueva cuenta la reforma migratoria se utiliza como balón político con fines electoreros.

Los republicanos acusarán a los demócratas de intransigentes por insistir en el todo o nada de la vía a la ciudadanía; los demócratas acusarán a los republicanos de bloquear los esfuerzos de avanzar la reforma con la vía a la ciudadanía” escribió Hastings.

“Los republicanos siempre han argumentado que los demócratas, aun cuando eran mayoría en la Cámara Baja, no han querido avanzar el tema migratorio porque así pueden seguir explotándolo en contra de los republicanos. Estos, sin embargo, se han ganado a pulso las críticas y su mala reputación entre los votantes latinos, porque al no colaborar en la búsqueda de una solución permitieron que los extremistas definieran al partido como una colectividad antiinmigrante”

Con todo y ese panorama, lo mucho que aún queda por hacer, está de lado de los latinos y los grupos pro inmigrantes: marchas, protestas y desobediencia civil se ven en el horizonte, mientras se diluye este otro intento en uno de los momentos políticos más oscuros de la historia de Los Estados Unidos.


Cada semana estamos rifando iPads, Laptops, TVs cada semana y la rifa de un Nissan Versa Note en Agosto del 2015

El silencio de la gente buena

editorialHace un par de semanas en una reunión de la comunidad con el representante de una firma de abogados, surgió una de esas preguntas que acaparan toda la atención de quienes trabajamos en los medios de comunicación, porque traen todo ese componente de lo que puede ser una buena historia, pero que al final termina por diluirse sin haber pasado nada.

Una mujer que reside en el condado de Cobb narró que es beneficiaria del Estatus de Protección Temporal—TPS, por sus siglas en inglés, y que un abogado local, de origen latino, de cuyo nombre no me quiero acordar, como dijera Cervantes, le había hecho una aplicación de ajuste de estatus a su esposo, basados en su TPS.

La afectada solo quería saber qué pasaría con los papeles que sometió para su esposo, sabiendo que no tenían posibilidades de hacerlo y si corrían el riesgo de que hubieran quedado bajo el radar de las autoridades migratorias por ese “error”. Por desgracia, todas las respuestas para casos como éstos pueden llevar el signo de negativo.

Abordada después para conocer más del caso y buscar las evidencias en los documentos que la mujer dice tener, vimos como se frustraba una vez más, no el contarles una buena historia, sino el dejar en evidencia a un mal profesional, que conociendo la necesidad de la gente y de la comunidad, se valen de ella para sacarles dinero y explotarlas económicamente.

De paso, quién es adivino para saber si otras víctimas se hubieran atrevido a hablar y habrían complementado la denuncia contra este tipo de personas que entre los latinos, se sabe que hace su agosto todo el año, y debido al silencio que termina convirtiéndose en cómplice de los propios afectados, más incautos siguen cayendo cada día.

A la salida del recinto del que hicimos mención al comienzo de esta nota, otra mujer se acercó para referirnos que a su esposo hace muchos años otra abogada le había prometido cometerle una aplicación para tramitarle un permiso de trabajo, al cual no tenía derecho, y sí, en efecto, el hombre logró obtener un permiso que luego le fue revocado.

“Ahora no sabemos si eso lo va a afectar si viene una reforma migratoria”, dijo la mujer, quien tampoco quiso entrar en detalles para dejarnos contar completa su historia y saber así, no solo cuántos han sido timados por este tipo de delincuentes de cuello blanco, sino para alertar a otros que están a punto de cometer los mismos errores.

Esta semana el Servicio de Inmigración y Ciudadanía-USCIS, por sus siglas en inglés, alertó a cerca de un tipo de estafas telefónicas contra personas que tienen o han tenido alguna vez algún trámite con las autoridades migratorias, lo peor del caso, es que, cientos de familias alrededor del país pueden estar cayendo en este momento en esa trampa, mientras el silencio cómplice de quienes, a todo les da miedo, sigue siendo caldo de cultivo para que esto se multiplique.

En esto resumiríamos el mal que le hace el silencio de los afectados a casos como el de los abogados, que escondidos tras sus corbatas y su verborrea roban a diestra y siniestra a nuestra gente, ya Mahatma Gandhi lo había dicho desde el siglo pasado: “Lo más atroz de las cosas malas de la gente mala es el silencio de la gente buena”.


Sálvese Quien Pueda

El repudiable tráfico humano

editorialEntre nosotros el tráfico de personas se ha vuelto un problema común, de hecho casi todos conocemos a alguien que ha sido víctima de este flagelo y en el peor de los casos hasta quienes han pagado para ponerse él o poner a uno de los suyos en manos de un traficante, de ahí en adelante las historias son espeluznantes.

Cumpliendo con nuestra responsabilidad social, este año hemos dedicado nuestras páginas a darle una especial relevancia al tema, porque no podemos estar ajenos al impacto que este problema está causando en toda la sociedad y tampoco podemos asumir la “política” del avestruz.

Quincenalmente nuestra colaboradora Cipriana Rincón aborda un ángulo de esta problemática con la esperanza de crear conciencia entre todos y dejarnos saber a todos que cada quien puede aportar un poco a que las victimas no se sientan solas, puedan recuperar su voz y salgan de las sombras.

Esta misma semana se ha sabido de un operativo en el que al menos 150 personas alrededor del país en 76 ciudades han sido arrestadas por tráfico humano e inducir a la prostitución, el operativo lo lideró el FBI con agencias locales y el apoyo del Centro Nacional para Menores Desaparecidos y Explotados.

Pero aun millones de personas siguen en cautiverio alrededor del mundo, en Estados Unidos, en Atlanta y muy cerca de su vecindario seguramente. En el operativo del que hablamos, dos personas de esta ciudad fueron capturadas bajo los cargos de prostituir a menores de edad, en todo el país fueron rescatadas esta vez 105 víctimas.

El tráfico humano con fines sexuales o de esclavitud, servidumbre o en cualquier otra modalidad es un crimen detestable, es nuestro deber denunciarlo y también responsabilidad suya apoyar a las autoridades para que más personas puedan ser liberadas y sus captores puestos en el lugar en que merecen estar: la cárcel.


Cada semana estamos rifando iPads, Laptops, TVs cada semana y la rifa de un Nissan Versa Note en Agosto del 2015

Actuar bajo la ley y actuar con justicia: dos cosas distintas

editorial

“Si toleramos las injusticias, terminamos siendo cómplices de las mismas”
Henry Thoreau

“Estados Unidos es un país de leyes” se han cansado de repetirnos los republicanos más racistas, los moderados, los que nos quieren y los que nos detestan, y lo dicen muchos demócratas, sin partido, jueces, policías y hasta los que andan de a pie, se han aprendido esa frase para soltarla cada vez que quieren dejarnos saber que aquí “hay leyes” y que las mismas deben cumplirse.

Que es un país de leyes, no nos cabe duda, todos los estados y naciones están fundados sobre ellas, que en algunos se hagan cumplir y en otros no, esa es otra historia, sin embargo el que se apliquen las leyes con rigurosidad siguiendo ad pedem litterae lo que dicen, no significa que las actuaciones bajo esas circunstancias necesariamente sean justas.

De la justicia se dice que es: “Cualidad o virtud de proceder o juzgar respetando la verdad y de poner en práctica el derecho que asiste a toda persona a que se respeten sus derechos, que le sea reconocido lo que le corresponde o las consecuencias de su comportamiento” en sí, la justicia debe presidir las leyes fundamentales de una nación.

Sin ahondar en el tema hay dos hechos sobresalientes en esta definición, el primero es que se respeten los derechos que le asiste a toda persona y que le sea reconocido lo que le corresponde o las consecuencias de su comportamiento. Si vamos a lo que dicen los diccionarios sobre qué es la ley, veremos que es una: “Regla o norma establecida por una autoridad superior para mandar, prohibir o regular alguna cosa” Punto!

Tanto en su definición como en su aplicación el concepto de justicia está por encima del legal toda vez que en la primera hay cualidades y virtudes y en la otra solo normas establecidas y aceptadas por la mayoría, suponiéndose en el mejor sentido de las cosas, que las leyes nunca deberán estar por encima de lo que es justo para los seres humanos.

Bien podemos aplicar esta corta reflexión al tema migratorio donde los republicanos tan apegados a la ley como dicen serlo, buscan por todos los medios legislar bajo el imperio de la ley, por encima del amparo de la justicia, independientemente del impacto negativo que eso cause en sus comunidades.

También podemos traer a colación el caso Zimmerman, en el que sin duda todo el andamiaje legal y pericial pudo haber sido manejado bajo los más rigurosos estándares que para el efecto contemplan las leyes, pero donde sin duda, la aplicación de la justicia se ensombrece otra vez, porque no se le da a la persona lo que le corresponde…

Es decir, no se le concede a Travor Martin el respeto por su vida, por su libertad y ni siquiera por su muerte digna y tampoco se le concede a Zimmerman, su asesino, lo que le corresponde de acuerdo al acto que cometió por su arrogancia, por creerse el superhombre con una pistola en sus manos y por despreciar la vida de un adolescente, simplemente porque éste, siendo negro, no podía caminar libremente en una calle de su país donde solo deberían vivir los blancos.


Sálvese Quien Pueda